top of page
  • Sara Castañón

Rituales diarios: la preparación del té y la tisana

Nuestro día a día está lleno de rutinas y actividades que nos mantienen en constante movimiento sin perder la sensación de estabilidad. Cuando construimos momentos y rituales diarios que nos permitan pausar y entregarnos completamente al presente, sin la presión de la velocidad cotidiana ni la necesidad de sentirnos productivos en todo momento, conectamos con una parte íntima y plena. Para nosotras, uno de nuestros rituales diarios favoritos es la preparación del té y la tisana.


Sirviendo té desde un vaso de cerámica a dos vasitos. Al fondo, dos teteras

Rituales diarios con una taza de té


Los rituales del té surgen con las ceremonias tradicionales en Japón entre el siglo XII y XIV, e incluso antes en China, y están compuestas no sólo por la cuidadosa preparación de la bebida, sino también por el ambiente y el espacio, tomando en cuenta la arquitectura, los aromas, el diseño y los utensilios.


En nuestras vidas podemos tomar estos elementos tradicionales y adaptarlos para diseñar nuestro propio ritual.


Frasco de mezcla de té Blanco Lima junto a un vaso de cerámica para té

¿Qué puedes tomar en cuenta?

  1. Elige un momento en el día en el que puedas concentrarte únicamente en tu ritual de té. No tiene que ser mucho tiempo, piensa que esos 20 minutos que se te van revisando tus redes sociales puedes utilizarlos para estar más presente.

  2. No necesitas las mejores herramientas para preparar tu té. Conforme la vuelvas una actividad más constante podrás ir cambiando cada utensilio, pero de inicio no te presiones por tener un set de tazas y tetera hechos de cristal. Mejor concéntrate en que sean piezas que te gusten y que vayan con tu estilo.

  3. Escoge un buen lugar para tomar tu té. ¿Cuál es tu lugar favorito en casa? A lo mejor la luz del atardecer ilumina un sillón o los rayos de la mañana llegan a tu escritorio, o incluso la noche te permite alumbrar el comedor con una lámpara que te gusta mucho. No tienes que tener un jardín japonés para disfrutar tu té, únicamente un espacio que te haga sentir en calma.

  4. Si vives en la ciudad tal vez no puedas bloquear completamente el ruido del exterior, pero elige una playlist o álbum que te acompañe durante tu ritual.


Preparación del té y de la tisana


Cuando creamos el té Blanco Lima y la tisana Rooibos Hinojo junto a Regina Rivero y OHA nos compartió estos consejos para preparar ambas bebidas:


  1. Asegúrate que las hojas de tu té o tisana sean de buena calidad. Una mezcla de hierbas de origen local siempre serán tu mejor opción. Y para aquellos ingredientes que tengan que ser importados es importante conocer de dónde provienen e incluso cuáles son sus procesos de secado.

  2. El agua es tan importante como las hojas de tu té. Procura utilizar agua filtrada para que su carga de minerales no sea tan fuerte.

  3. Siguiendo este punto, una clave muy importante para preparar té es cuidar la temperatura del agua. Te recomendamos usar un termómetro para tener mayor control. Para los tés verdes se utiliza la temperatura más baja entre 70 y 75°C; los tés blancos se recomienda una temperatura de entre 85 y 90°C, y para los tés negros puedes llegar hasta los 100°C. Debes cuidar la temperatura en cada preparación porque es muy sencillo quemar las hierbas y esto es lo que vuelve los tés amargos.

  4. Deja que infusione durante 3 o 4 minutos. Más tiempo hará que el sabor se concentre más y si tu intención es tomarlo caliente, puedes sobresaturarlo. Si deseas infusionar para tomar en frío, puedes dejar que el agua extraiga el sabor entre 3 y 6 horas dependiendo del té, siempre retirando las hojas para que no siga infusionando.



Komentar


bottom of page