top of page
  • Sara Castañón

Diario Visual: Marruecos, la belleza de los detalles

Al viajar, nos abrimos a la oportunidad de descubrir un nuevo país a través de la vida diaria, de la gente que allí habita, de observar las dimensiones de una cultura llena de matices, del arte y la creatividad, del cuidado y la hospitalidad, y de la comida preparada desde la sensibilidad y la historia. En Marruecos, la belleza de los detalles te abraza y se asegura de acompañarte en cada instante. A través de estas postales, podemos conocer la mirada de Marijose Pacheco en un viaje lleno de contemplación y asombro.

Desierto en Marruecos

La belleza de los detalles en Marruecos

Arquitectura marroquí y mujer de espaldas
Esquina, detalles arquitectónicos marroquís

Arquitectura


Al caminar por una ciudad cuya arquitectura es capaz de detener el tiempo y hacerte sentir en otra época sin perder su contemporaneidad, descubrimos cómo la historia, el arte y la cultura cobran vida en el diseño.


La arquitectura marroquí juega con elementos tradicionales como las cúpulas, columnas, arcos, y los inolvidables patios interiores. Sus espacios están repletos de calidez, luz natural y la mezcla entre colores terracota y el verde de las plantas.


Entre sus arquitectura tradicional destacan los Riads y los Kasbahs. Por un lado, los Riads son pequeñas casas tradicionales que se distinguen por diseñarse a partir de los patios centrales y los jardines. Con estos, se logra una sensación de privacidad e intimidad hogareña. En contraste, los Kasbahs son grandes edificaciones históricamente de familias con poder. Sus altos muros y pasajes internos los han vuelto espacios ideales para la hospitalidad a las afueras de las ciudades.


Gastronomía


La cultura en cualquier lugar se puede palpar desde su comida. La gastronomía en Marruecos cautiva por su unión entre la tradición y lo moderno, la profundidad de sus sabores con el uso de especias y los ingredientes frescos.


Muchos de los platillo se centran alrededor de la carne y el pollo e incluyen especias como la cúrcuma, comino, pimentón y hierbas aromáticas. El pan, las aceitunas y los tomates son un acompañamiento que aporta nuevas texturas y sabores.


Aromas


Marruecos permanecerá en nuestra memoria no sólo por su belleza y su gente, sino también por los aromas que te acompañan a cada lugar. Desde el azafrán y el comino en la comida, memorables por sus tonos terrosos y cálidos, hasta el olor floral y cítrico del neroli en el cuidado personal, los aromas son parte de la personalidad y espíritu de este país. Sus calles, los mercados, las tiendas, los restaurantes, todos los espacios donde puedes adentrarte para conocer la vida marroquí viene acompañada de un universo aromático. Pocos lugares son capaces de balancear y rodearte de los olores más llamativos y los más sutiles, permitiéndote apreciar cómo se complementan entre ellos y cómo destacan individualmente.



La hospitalidad en Riad Jardin Secret


Escondido entre callejones, tiendas, negocios y la imparable vida en Marrakech, Jardin Secret se oculta en un Riad cargado de historia. Hace 100 años se construyó un par de Riads idénticos para dos esposas. Tras la década de los 60 y antes de pasar a manos de una familia francesa por algunos años, la casa más bella fue comprada por un diseñador italiano amigo de Yves Saint Laurent. Después de permanecer un tiempo en su escondite sin nadie que la habitara, el Riad encontró un nuevo futuro en manos de una pareja francesa.



Cyrielle y Julien son un dúo parisino que se enamoró de Marruecos y que decidió dejar atrás un modelo de vida tradicional para dedicarse a algo que pudiera albergar sus pasiones creativas. Con la creación de Jardin Secret, rescataron la originalidad y tradición del Riad para transformarlo en un íntimo espacio dirigido a artistas, creativos y aventureros que buscan constantemente asombrarse y descubrir de otras vivencias, culturas y visiones.


Compuesto por siete habitaciones diseñadas con la filosofía del "anti-moderno", cada cuarto transmite la autenticidad del paso del tiempo. Esto se logra con el trabajo de preservación arquitectónica y con la decoración, que incluye piezas de diversos mercados ambulantes en Marrakech y de artesanos locales. El alma detrás del nombre se percibe mientras tomas un momento de contemplación y tranquilidad en el patio central. Las dos tortugas que habitan entre la variedad de plantas y los juegos de luz que se reflejan en las paredes complementan la sensación de barefoot living.


Mientras la arquitectura de Jardin Secret te rodea de diseño, la hospitalidad y el servicio te acogen para completar una estancia memorable. Durante la estadía, la atención y el cuidado con amenidades hechas de manera local, en envases rellenables y con aroma a Neroli, te ofrecen una experiencia de baño que sin duda perdura en la memoria. Mientras nos envolvemos con el aroma a canela y cítricos que está presente a lo largo del espacio, nos permitimos descubrir sensaciones nuevas que distinguen no sólo a Jardin Secret, sino también a la gente en Marrakech y la vida en Marruecos.


Comments


bottom of page
<