• Laguna Cyprien

Maleta consciente: otra forma de viajar

Los nuevos tiempos nos han demostrado que debemos descubrir la forma de viajar. Escoger un destino, el hotel donde nos hospedaremos, las actividades que realizaremos, hasta la comida que consumimos, todos los detalles tienen una importancia particular. No podemos ignorar el impacto que realizamos cuando viajamos, y eso incluye lo que llevamos con nosotros en la maleta.


¿Qué es un maleta consciente?


Más que una maleta minimalista, la maleta consciente te invita a pensar detenidamente lo que estás empacando y el impacto que pueden tener tus pertenencias en tu viaje y en los lugares que visitas. Se trata, pues, de encontrar un balance entre las cosas que te hacen sentir bien, que te acompañan y contribuyen a las experiencias, y el cuidado que le damos a los espacios con nuestros desechos.


¿Qué debo llevar en mi maleta consciente?


No se trata de cuánto, si no de qué llevamos. La calidad de nuestros objetos y productos tiende a disminuir la cantidad que llevamos, y además nos brinda una mejor experiencia de viaje.


  1. Sólidos sobre líquidos: además de que existen restricciones por la cantidad de líquido con la que podemos viajar, los sólidos son una opción más práctica, duradera y sustentable. Viajar con un kit de shampoo, acondicionador y jabón sólidos de tamaño pequeño ocupa menos espacio en nuestra maleta y evita que usemos plásticos de un solo uso.

  2. Básicos de ropa: no necesitas comprar ropa para cada ocasión o viaje. Tener prendas que están hechas con buenos procesos de sostenibilidad, son mas durables. Los básicos funcionan porque los puedes combinar una y otra vez. Añadir pequeños detalles cambia el look y ayuda a dejar de contribuir a una industria de moda rápida y de baja calidad.

  3. Rituales: viajar no significa abandonar tus rituales. Llevar detalles como un Palo Santo logra que puedas transformar cualquier espacio donde te estés quedando y puedas crear momentos para ti mismo. No ocupan espacio y ayudan a construir una atmósfera personal mientras estamos fuera de casa.

  4. Libros: nunca puede faltar una buena lectura que nos transporte donde quiera que estemos. Te recomendamos algunos de nuestros favoritos que puedes llevar en físico o agregar a tu kindle.

  5. Libretas: capturar las experiencias de viaje en nuestras propias palabras es un momento personal único. Puedes hacerlo en libretas pequeñas hechas con papel reciclado y llevarlas contigo a donde quieras.

Las maletas son una extensión de nosotros cuando estamos fuera de casa. No lleves cosas que normalmente no utilizas y que no aportan valor a tus rituales y experiencias personales. Piensa en tu maleta como un objeto donde llevas una parte de ti, sin olvidar cómo afecta al medio ambiente.